martes, marzo 17, 2009

Naturniversario




Esta historia ha tenido un montón de comienzos, aunque sólo ha tenido un final, y por suerte este final ha sido feliz. Hace mucho que tenía ganas de contarla pero creo que ahora es el mejor momento para contarla, ahora que he cumplido mi sueño. El comienzo puede ser la primera visita al endocrino, la primera visita al herbolario Quintaesencia, la primera visita al herbolario Santa Teresa, la primera visita al doctor López López… me parece que lo suyo es empezar básicamente dos años atrás, cuando visité por segunda vez el Naturhouse. Entonces, yo era una chica de 18 años con crisis de ansiedad tremendas, la esperanza totalmente agotada, a punto de quedarse sin columna de por vida y con 117 kilos. Fue mi madre la que me animó a volver a intentarlo (ya fui una primera vez, pero como todas las dietas que había hecho, luego me desfogaba hinchándome a comer y a recuperar los kilos). No sé qué fue lo que me hizo volver a intentarlo después de haber pasado tantos años fracasando. Pasé un hambre horrible, recuerdo las primeras semanas como un autentico horror… mucho comer todo lo que quieras si, pero una persona que es obesa como lo soy yo no puede dejar de pensar en comer, y nunca nada verde. Pero bueno, comencé haciendo la dieta amplia (vamos, la dieta mediterránea de toda la vida de Dios) y en una semana perdí casi dos kilos. Sería emocionante contar todo lo que me pasó cada semana de estos dos últimos años pero lo dejaré para cuando haga el libro… Sólo quería decir que por fin tanto sacrificio parece que ha merecido la pena, que me encantaría borrar el recuerdo de haber sido una completa imbécil y absurda devoradora. Después de casi 8 años de dieta en dieta he aprendido a escuchar a mi cuerpo, a tener más control sobre él y a memorizar en su historial la foto que tengo ahí abajo y una silla de ruedas, que es donde podría haber acabado mi futuro, claro que el que me conoce sabe que no me gusta nada seguir ninguna norma, y menos del destino que parecía haberme condenado… Bueno, esta es mi pequeña historia y me apetecía contarla un poco, dar un poco de color al lienzo de estos dos años yendo a Naturhouse semana tras semana, desanimándome, animándome, pero recogiendo frutos que a largo plazo son cuando verdaderamente se ven… Hola, me llamo Sagra, tengo 20 años, soy la que ves y nunca te dejaré que veas a la estúpida que tenía 40 kilos de más…




Cuéntame

3 Enamorame:

Anonymous Anónimo dice...

Sagra de todo se aprende en esta vida e incluso de lo malo... se aprende a ver la vida desde otra óptica... no acertamos a darnos cuenta que incluso lo negativo supone un proceso de aprendizaje del que tu has sabido recuperarte y superar oleee oleeee ahi esta la belleza del asunto que esto es una historia con final feliz porque ahora te quieres mas a ti misma y ha habido un desarrollo, una evolución...teniendo muy claro tus afectos y quien se los merece y quien no...hay personas que no evolucionan... si no mira cierto tipo de hombres....es broma...en fin nada de negatividades que todo te va viento en popa...y con la cabeza bien alta siempre que solo nos tenemos que avergonzar de las cosas malas y tu tienes carita de niña buena... besos guapi... blanca

11:11 p. m.  
Anonymous Anónimo dice...

Enhorabuena por superar tu reto y conseguir tu propósito. Me alegro mucho por ti, de verdad. Pero lo importante es que eras y eres bella por dentro, y por lo menos, eso es lo que yo valoro de ti. Te quiere mucho, tu hermanito, Poti-Poti.

8:55 p. m.  
Blogger Felipo el del Calipo dice...

Yo te conocí en la foto de arriba, y ya entonces sabía que eras una gran mujer (espero que nadie se lo tome por el camino de la ironía). ¡Vamos!,¡¡¡ni que el cuerpo fuera una excusa para ser poetisa!!!

10:25 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home