lunes, enero 14, 2008

DEP


Mi abuela ha cogido las alas y se ha ido a volar, lejos de la tierra, a la ciudad de los ángeles...


Creía que podía escribir esto pero sé que la tristeza va a vivir conmigo siempre, ya no va a volver la que me ha criado durante 19 años, la que ha estado aguantando mis lágrimas de bebé y mis problemas y mis alegrías después... La que en mi corazón libra una batalla por haber sido como mi madre... Mi apoyo... La voz que siempre ha puesto un voto a mi favor cuando el resto estaban en contra...


Han pasado 16 días y todavía siento que todo es una pesadilla, que la siguiente llamada será suya y volveré a oírla... ¿Cómo entender que no está? ¿Qué cada vez que salga a la calle no me la voy a encontrar? ¿Cómo entender que cuando llegue a casa no va a estar sentada medio dormida? ¿Cómo asumir que estaba dentro de ese ataúd tan pequeñito y que de él no va a salir?


Lo que te echo de menos...


Me acompañaste siempre,
desde la cuna hasta las estrellas
y aún no comprendo
por qué te has ido tan pronto
a verlas de cerca,
sin avisar a nadie,
tú solita
y sin chaqueta.
Hacía tanto que no viajabas,
por eso quiero que disfrutes el viaje,
desando que vuelvas,
aunque comienzo a creer que no puedas
y por eso las pesadillas
me inundan la cabeza,
y cuando mire al cielo
estarás entre ellas
mirándome,
mientras desde aquí abajo yo te mando
un beso en una cometa
para que llegue a tu mejilla
y la próxima estrella fugaz que vea
sea la estela de tu sonrisa.



Te quiero abuela...


Cuéntame

1 Enamorame:

Blogger Celesto de Calabrez dice...

Muy emotivo. Siento lo que sientes, te comprendo. Sé que no te servirá de nada pero yo, cuando perdí a mi abuelo, le esribí una canción. Esta es la letra:
Tonada de la guadaña

En una esquina apartado,
rodeado de miradas,
la retina distraída
y el cerebro ardiendo en llamas;
pienso en días de verano
cabruñando tu guadaña,
mi infantil mente atraída
por metálica tonada.

Frío es el blanco de las paredes,
frío tu cuerpo,
frío en mi boca, frío en mis sienes,
frío en mi aliento,
frío atrapando dolor en redes,
frío en el suelo,
frío que ahoga, frío que duele,
frío en silencio.

Quiero ser siempre Celesto,
aprender de tus batallas,
que Miami está en el baño
y los Reyes siempre en Babia;
háblame de parapetos,
del dolor de la metralla,
de tu burro Belisario,
de que quieres Lucky haya.

Frío es el blanco de las paredes,
frío tu cuerpo,
frío en mi boca, frío en mis sienes,
frío en mi aliento,
frío atrapando dolor en redes,
frío en el suelo,
frío que ahoga, frío que duele,
frío en silencio.

Ahogados, sinceros llantos
se acomodan en la sala;
la bondad nunca se olvida,
dobla el filo de la daga.
Mi entereza hecha pedazos
cuando tu Ángel de la Guarda
entre lágrimas me mira
y destrozada me abraza.

La puedes escuchar en http://www.insolenzia.es/Descargas/Descargas.html

Un beso.

12:24 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home